Trucos para emprender mejor: cómo tener vacaciones

21/07/2020
  • Montar tu propio negocio puede ser duro, pero eso no significa que no puedas descansar. Hoy te descubrimos trucos para tener vacaciones siendo emprendedor.

  • ¿A ti también te pasa que, a medida que ves acercarse las vacaciones familiares, te entra un estrés horrible? ¿A que tú también eres de los que miran el calendario y se dan cuenta que este año tampoco van a parar?

    Pues eso no puede ser: las vacaciones son imprescindibles para mantener una cordura mínima, seguir motivados y productivos (y todavía más este año, con el coronavirus y el confinamiento).

    En este post vamos a darte algunas pautas para que te organices mejor y puedas tener ese merecido descanso que te has ganado después de tantos meses picando piedra.

  • Cómo tener vacaciones

  • En este mismo blog te hemos hablado antes del autocuidado como pieza clave del emprendimiento saludable y de cómo nos ayuda a mantenernos bien y a salvo de la frustración y la insatisfacción.

    Una de las partes más importantes de ese cuidado propio es ser capaz de desconectar. Los findes son importantes, pero las vacaciones nos ayudan de una forma más profunda.

    Cuando descansamos recuperamos la perspectiva, se reduce el estrés y vemos más claro lo que tenemos que hacer cuando retomemos la actividad.

    Además, las vacaciones nos devuelven el equilibrio emocional y nos recuerdan los motivos que nos llevaron a emprender (siempre buscamos una mayor calidad de vida ¿verdad?).

  • #1 – Reserva las fechas con tiempo

  • La planificación es la mejor aliada del  emprendedor que quiere irse de vacaciones. El negocio no va a parar porque tú lo decidas y, evidentemente, hay tareas que tienen que salir sí o sí.

    En ese caso, lo mejor es que te anticipes y durante las semanas previas hagas un esfuerzo un poco mayor. Asumiendo un poco más de trabajo diario, irás liberando días en ese periodo vacacional que te planteabas.

  • El consejo, con mayúsculas, es priorizar. Haz sólo lo que consideres realmente imprescindible. No intentes sacar el trabajo de dos meses en 15 días. De verdad que no todo lo que haces es imprescindible: los clientes y los proveedores son más comprensivos de lo que crees con esto.

  • #2 – Fragmenta tus vacaciones

  • ¿Te da vértigo tener el negocio ccerrado durante una quincena de vacaciones? Es posible que sí. Además, te conoces bien y sabes que no vas a ser capaz de perder la vista del ordenador tantos días consecutivos.

    La solución es muy sencilla: divide tus vacaciones en dos semanas. Puedes coger una en julio y otra en agosto, con lo que no te vas a sobrecargar tanto para cubrir los mínimos y te va a resultar más llevadero, pero sin por ello dejar de desconectar.

    De hecho, para muchas personas el hecho de tener un horizonte de descanso (que en este caso es doble) resulta muy motivador.

  • #3 – Parte las semanas

  • Esta es otra buena solución que tiene un gran impacto en la ansiada desconexión. Es probable que por tu tipo de trabajo sea realmente imposible llegar a cerrar una semana completa. Plazos, entregas, pedidos…

    En este caso, lo que te recomendamos es que concentres todo el trabajo en los primeros tres días. Si sacas adelante todo el trabajo entre el lunes y el miércoles, la sensación será como la de tener un puente largo cada semana estirando el descanso.

  • #4 – Trabaja un par de horas al día, cada día

  • Vale, pero es que tu trabajo no te permite realmente parar ningún día. Lo primero es que reflexiones sobre ello porque seguramente no sea así del todo, pero si una vez asegurado este aspecto sigues seguro de esto, tienes que buscar una solución.

    A algunas personas les funciona muy bien dedicarle al trabajo un par de horas diarias (incluidos los fines de semana). Madrugas un poco y tienes todo el día para ti con la tranquilidad de saber que está todo controlado.

    El descanso no es el mismo, pero si no queda otro remedio puede ser una buena medida.

  • #5 –Delega

  • Aprender a delegar no es fácil, pero cuando consigues tener a alguien de confianza que sepa resolver las incidencias y el día a día, la verdad es que te cambia la vida. Especialmente en periodos vacacionales.

    No sirve cualquiera y tendrás que ser muy claro en los procedimientos y la metodología. Cuanto más implicada esté ese persona en la empresa y más conocimientos tenga, más resolutiva será.

  • No está de más que dejes claros en qué supuestos deberían contactarte y en cuáles no. Puede darse una crisis que realmente requiera de tu intervención, pero hay múltiples situaciones que están lejos de ser críticas. Si te preguntas cómo tener vacaciones delegando, esa es una de las auténticas líneas rojas.

  • Y tú, ¿cómo te organizas para tener unos días de descanso? ¿Cómo tienes vacaciones? Cuéntanos tu forma de trabajar para poder parar unos días.

  • Imágenes | Unsplash.

Miguel Nicolás


Miguel Nicolás O’Shea es copywriter de toda la vida (más de 15 años trabajando en agencias) y especialista en Search Marketing (SEO y PPC). A partir de ahora va a aportar su experiencia en marketing online a Oleoshop, publicando con regularidad.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto