La insatisfacción del emprendedor: qué es y cómo superarla

05/03/2020
  • Hablemos de la insatisfacción del emprendedor. ¿Qué es? ¿Por qué se produce? ¿Cómo superarla? Te ayudamos a afrontarla mucho mejor y salir reforzado.

  • De algún modo, parece un cierto tabú hablar de insatisfacción o incluso de frustración a la hora de trabajar para uno mismo. Nos venden un mundo ideal en el que los emprendedores conducen deportivos italianos y trabajan desde playas remotas mientras se beben un cóctel de colores.

    Cualquiera con un mínimo de experiencia sabe que esto no es así. Emprender es una tarea muy enriquecedora pero, al mismo tiempo, puede resultar dura.

    No solo no pasa nada por reconocerlo: la realidad es que resulta lógico y saludable asumir que existe esa parte con la que puedes no estar del todo satisfecho. Solo así podrás mejorar tu vida y tu negocio.

  • ¿Qué es la insatisfacción del emprendedor?

  • Podríamos definirla como todos los aspectos del emprendimiento que nos generan situaciones o sensaciones de fricción y tensión laboral y personal. Ideas recurrentes que nos condicionan negativamente.

    En muchos casos, son circunstancias que tienen que ver con las expectativas que hemos puesto en el futuro. Tenemos claro a dónde queremos llegar, pero no vemos los resultados deseados y nos parece estar lejos de las razones que nos llevaron a emprender.

    Aunque el primer punto puede resultar de algún modo subjetivo, hay otros que son muy prácticos y también suelen ser motivo de frustración.

    Nos referimos, por ejemplo, a los problemas que genera lidiar con la burocracia, gestionar la relación con las administraciones, problemas para cobrar facturas… Toda esa parte del negocio que es básica pero que viene añadida y que no nos motiva nada de nada.

  • ¿Cómo podemos superar la insatisfacción del emprendedor?

  • Lo primero de todo es tener en cuenta que todos pasamos por ello. De un modo u otro, en mayor o menor medida. El emprendedor del Lamborghini y el margarita no existe más que en contadísimos casos o, directamente, solo en la ficción que es Instagram.

    No te sientas mal por no estar del todo satisfecho, y convierte eso en un motor de cambio para darle la vuelta a la situación en la medida de lo posible. Vamos a ver cuáles pueden ser los principales motivos de insatisfacción para la mayoría de nosotros.

  • Obsesión por el control

  • Es algo realmente común el querer estar encima de cada uno de los procesos de la empresa. Esto, al principio o en negocios relativamente pequeños, se puede hacer, pero a medida que creces también lo hacen las obligaciones y la cantidad de tareas se multiplica.

    No es un ejercicio sencillo, pero merece la pena tomar ciertas medidas. La primera es un trabajo interno, un cambio de filosofía asumiendo que es imposible llegar a todo por uno mismo.

    En otro orden de cosas, siempre ayuda delegar, ya sea a un compañero o a un proveedor.  Pero si alguien se ocupa de los pormenores de una tarea, tu labor pasa a ser de control general y no tan al detalle (siempre puedes usar herramientas de productividad y gestión de proyectos para no dejar esto del todo). Esto te dará bastante aire.

  • Falta de vida personal

  • Emprender es absorbente, pero olvídate de ese mantra que repiten por ahí: no es una labor 24/7. De hecho, cuando alguien cae en esa concepción del emprendimiento es muy fácil que termine “quemándose” y sintiendo que no tiene vida. Piensa que montar un negocio es una forma de ganarse la vida, no de perderla.

  • De nuevo, te planteamos un cambio de forma de ver las cosas. Recupera tu tiempo personal, concilia el trabajo con la familia, haz ejercicio, cuida de tu bienestar personal, busca un hobby, escápate un par de días… Cualquier cosa que te ayude a desconectar es más que bienvenida. Verás cómo a las pocas semanas de hacerlo eres más productivo, estás de mejor humor y mucho más satisfecho con lo que haces.

  • Preocupación crónica

  • Impuestos, facturas, el pedido que tiene que llegar antes del jueves sí o sí, a ver si funcionan los cambios de la nueva web… Siempre hay cosas que te quitan el sueño y, poco a poco, hacen que se te agríe el carácter y te encierres en ti mismo.

    Recuerda que te lanzaste a la piscina porque tenías motivaciones que hacían que te compensase todo lo demás. Para, respira profundamente y repasa todo lo que has conseguido ya. Seguro que la balanza está a favor del emprendimiento.

    Entiende que hay ciclos y que, igual que te llevas enormes alegrías cuando consigues algo positivo pero la sensación pasa, ocurre igual con los problemas. Esto es, de algún modo, un péndulo que oscila constantemente.

    De todas formas, no estamos diciendo que confíes en que las cosas que están mal se arreglen por sí solas, sino que relativices lo que es realmente grave y tomes medidas en esos casos sin sobredimensionar los problemas pequeños. Hay que elegir las batallas y gestionar mejor dónde ponemos nuestra atención y esfuerzo.

  • Antes de cerrar este post queremos insistir una vez más en algo: es absolutamente normal tener que lidiar con cosas que no nos tienen del todo satisfechos. No dejes que eso te condicione excesivamente, porque el mayor triunfador que puedas imaginar también pasa por esto.

  • Y tú, ¿qué tal llevas la insatisfacción del emprendedor? ¿Cómo la gestionas? ¿Te quita el sueño o es algo que eres capaz de mantenerla a raya? Cuéntanos tus trucos personales, seguro que resultan muy útiles a la comunidad.

  • Imágenes | Unsplash.

Miguel Nicolás


Miguel Nicolás O’Shea es copywriter de toda la vida (más de 15 años trabajando en agencias) y especialista en Search Marketing (SEO y PPC). A partir de ahora va a aportar su experiencia en marketing online a Oleoshop, publicando con regularidad.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto