Caso de éxito eCommerce: la historia de Blue Banana

15/09/2020
  • ¿Cómo pueden dos chicos, casi adolescentes, convertirse en dueños de una de las marcas del momento? Esta es la historia de Blue Banana.

  • De vez en cuando, nos encanta realizar algunos casos de estudio sobre eCommerce que están funcionando particularmente bien y que, de alguna forma, tienen algo que nos resulta inspirador.

    Esto nos ha llevado a tirar un poco del hilo para contaros la historia de Blue Banana. Estilo de vida que lo rompe en Instagram y un producto de calidad que resulta carismático –además de mucho, pero que mucho ruido.

  • La historia de Blue Banana

  • Hay proyectos que nacen absolutamente ligados a los emprendedores que los llevan a cabo, de una manera casi personal. Sin duda este es el caso de Blue Banana. 

    Los dos chavales (porque es lo que son) que hay detrás de este eCommerce son amigos de la infancia. Durante un viaje por Europa, y con solo 18 años, decidieron que querían montar una marca. Teniendo en cuenta que estaban a punto de comenzar a estudiar administración y dirección de empresas, ¿qué mejor que una propia en la que aplicar lo que iban a aprender?

    Así lo hicieron durante el inicio de su andadura, sin dejar de estudiar ni hacer su vida. Aún no era el momento de dedicarse plenamente al negocio.

  • INSIGHT: Los que tenemos el gen del emprendimiento necesitamos tener un side project o proyecto alternativo a nuestro empleo o formación. A veces, este tipo de proyectos acaba por despuntar y se convierte en una fuente de ingresos principal.

    Aunque tengas un trabajo fijo o te dediques a estudiar una carrera, no dejes de lado el tener ideas y proyectos propios que en el futuro puedan convertirse en un medio de vida con total viabilidad. Recuerda que negocios online de nicho absolutamente exitosos y originales –como La Tienda del Apicultor– empezaron en la cabeza de un estudiante con una gran idea, mucha flexibilidad mental y ganas de aprender sobre la marcha.

  • Las personas tras la marca

  • Como decimos, este es uno de esos proyectos que podemos llamar “personales”. Nacho Rivera y Juan Fernández-Estrada no son expertos en moda, pero querían crear algo que les representase, algo que hablara de ellos y de su forma de entender el mundo y la vida. 

    Blue Banana es algo tan propio que incluso el logo surgió de un tatuaje que ambos se hicieron durante ese viaje que resultó ser iniciático en muchos aspectos. La característica X que aparece bordada en las prendas estaba antes grabada en su propia piel.

  • INSIGHT: No siempre esta es la mejor estrategia o punto de partida, puesto que depende del negocio y del nicho; pero cuando fundamentamos nuestra empresa en nosotros mismos, tenemos la ventaja de, al menos, saber exactamente lo que queremos proyectar y cómo hacerlo. 

    Nos convertimos en un recurso estratégico más de la empresa, y eso es un planteamiento cuanto menos interesante. Nuestra manera de ser, nuestro estilo de vida e incluso nuestros tatuajes se convierten en parte del ADN de la empresa; o, dicho de otro modo, nuestra empresa se convierte en la materialización de nuestra manera de ser personal.

  • El estilo de vida Blue Banana

  • Si juntamos las dos cosas que hemos comentado –proyecto surgido como un side project personal y basado en la propia personalidad y estilo de vida de sus fundadores–, lo lógico es que todo ello dé como resultado un eCommerce altamente basado en el concepto de lifestyle. 

    Y como no podía ser de otro modo, en el caso de Blue Banana Instagram es su red de ventas y comunicación por excelencia.

    Ellos son los primeros que reconocen no ser unos expertos en moda, pero tampoco les importa: no quieren vender ropa sino una manera de ser y de vivir o, mejor dicho, el envoltorio perfecto para ese estilo de vida dinámico, juvenil, aventurero, con toques de viajes, deportes urbanos y aire libre.

    Por lo general, vemos innumerables casos de empresas que surgen de un conocimiento muy profundo sobre un área concreta, emprendedores que parten de un interés previo hacia algo y que lo convierten en un medio de vida.

    Esto, pese a ser bastante romántico y quedar de maravilla en la página del Quienes Somos, no es imprescindible. Un claro ejemplo es la ya mencionada La Tienda del Apicultor: su fundador Joshua Ivars reconoce sin remilgos que poco antes de lanzar su tienda online no conocía el mundo de la apicultura.

    No todos somos como Yvon Chouinard, que fundó Patagonia como consecuencia lógica y casi inevitable de su pasión por la escalada, pero sí que, quien más quien menos, todos nos identificamos con una forma de vivir.

  • INSIGHT: Dentro del nicho de los eCommerce de moda, el estilo de vida es uno de los drivers de venta más efectivos, porque estimula el aspecto aspiracional. Los más jóvenes, como Millennials y Centennials, además, son particularmente reactivos ante esto.

    En el caso de Blue Banana, vemos cómo se ha apostado por capitalizar algo un poco más complicado de explicar, pero al mismo tiempo mucho más transversal, como es una forma de vivir alineada con los valores de una generación completa.

    Es el resultado de mezclar en el mismo mix la ecología y la sostenibilidad, el estilo de vida urbano y la pasión por el deporte y los viajes –una receta de vida con la que se identifica una buena parte de las generaciones jóvenes.

  • El modelo de negocio de Blue Banana: go with the flow

  • Otra de las cosas que han hecho extraordinariamente bien en Blue Banana es no volverse locos al ver que empezaban a vender. Por el contrario, pese a la juventud de sus fundadores, han sabido hacer gala de un gran sentido común, algo que pocos emprendedores pueden decir.

    Inicialmente, confeccionaron 300 sudaderas prácticamente al gusto del consumidor. Permitían que se eligiera el tejido, el color y algunos detalles más. Estos productos se vendían de manera directa a sus círculos más cercanos y ellos mismos los repartían.

    Con lo que ingresaron por la venta de esas sudaderas, invirtieron en la confección de otras 800 y, de este modo, empezó a funcionar una empresa con un aporte inicial de capital muy limitado.

    Evidentemente, y viendo la acogida que tenían sus sudaderas, se dieron cuenta de que tenían que buscar una forma más escalable de crecer, así que renunciaron a la ultra personalización y empezaron a crear colecciones estándar.

    Lo que no cambió es que siguieron reinvirtiendo lo que generaban en reponer stock: no quisieron correr cuando estaban empezando a andar. 

    Aún así, se han movido muy bien en los últimos meses encontrando colaboraciones que pueden ayudarles a ampliar su alcance. Entre sus nuevas colecciones, podemos encontrar colaboraciones con marcas como Disney o Goiko Grill, que es la cadena de hamburgueserías favorita del Millennial nacional.

  • INSIGHT: El eCommerce tiene muchas ventajas que pueden convertirse en peligrosas trampas –como la relativa sencillez con la que se puede internacionalizar un negocio online. Si a ello le sumamos la imperiosa tentación de pasar al retail demasiado pronto, podemos morir de éxito fácilmente. Pero en Blue Banana no tienen prisa por sacar pecho: ellos van haciendo, y así les va fantásticamente.

    Las colaboraciones, por otro lado, son una muy buena manera de expandirse y ganar alcance. Este tipo de licencias nos permite asociar nuestra marca a otras marcas de referencia para nuestro público objetivo, con la transferencia de valores que eso conlleva, y también ampliar el tamaño del público objetivo al que llegamos.  

  • La comunicación de Blue Banana

  • Como venimos diciendo, Blue Banana se ha apoyado desde el principio más en la comunicación boca-oreja que en grandes campañas de marketing clásico. Lo que ocurre es que, más allá de su círculo cercano, pertenecen a una generación en la que las redes sociales son consustanciales a ellos mismos de manera nativa. 

    Como lo que buscan es llegar a todos sus contactos (inicialmente) e ir creando una comunidad que vaya creciendo y, al mismo tiempo, quieren vender su idea de estilo de vida aventurero y viajero, está claro que su mejor canal es Instagram. 

    Aunque ojo a la red de los Centennials por excelencia, porque también están muchísimo en TikTok creando clips cortos y verticales hechos a medida del móvil. Es un contenido diferente al de Instagram aunque de la misma temática, con lo que se adaptan a otra plataforma interesante al tiempo que amortizan la creación de esos recursos.

  • INSIGHT: No es tan fácil como parece ser capaz de capitalizar una gran presencia en redes sociales. Blue Banana ha hecho algo asombroso porque ha adaptado su mensaje a la red en lugar de hacerlo al revés.

    Su contenido es impresionante y parece el de algún perfil especializado en viajes. No venden su producto, simplemente está ahí formando parte de la experiencia de vida, y cualquiera se resiste a él.

    La jugada de crear unas Stories destacadas en Instagram con el contenido de TikTok hace que hayan conseguido captar a parte de esa comunidad también en una red en la que su presencia es más reciente.

  • El eCommerce de Blue Banana

  • En lo funcional, la tienda online no es que sea excesivamente rupturista. Todo funciona bien y de una manera estándar, lo que hace que la experiencia de usuario sea buena. La tienda online tiene una usabilidad correcta, y obviamente responde perfectamente en cualquier dispositivo.

  • El diseño no es el punto más fuerte de la página, ni tiene por qué serlo. Recuerda que te decíamos que han creado una marca que es lo que podríamos llamar una influencer en sí misma, así que mediante las imágenes y el tono que utiliza se consigue extender la experiencia de Instagram, donde tienen un gran número de seguidores (más de 218.000).

    Aún así, tiene algunas cosas que se salen de lo común y que merece la pena destacar. Nos parece brillante cómo han resuelto algo que suele ser delicado en los eCommerce de ropa: su recomendador de tallas es interactivo y va mucho más allá de medidas de hombro a hombro o largos de manga. Es casi la recomendación que esperarías en un retail.

    No se queda en tu estatura y tu peso: también te pregunta sobre la forma de tu cuerpo (pecho, barriga…) y el tipo de ajuste que te interesa más. En función de eso, te dice cuál es la talla que te conviene y lo recordará para las siguientes visitas.

  • Luego hay otra cosa que sorprende bastante. Pese a que la internacionalización es algo en lo que no piensan a corto plazo desde un punto de vista estratégico, es curioso ver cómo la página está medio en castellano, medio en inglés. 

    Esto es algo cuestionable porque, pese a entender que para su público el inglés es habitual, puede suponer una barrera para parte de su target y, esto es importante, las descripciones en inglés crean una discordancia que no es nada buena para el SEO.

  •  INSIGHT: La parte experiencial de la página es realmente importante, sobre todo para una empresa en la que hasta el producto se empapa de ella. Pero no podemos olvidarnos de que, al fin y al cabo, estamos vendiendo ropa. Por eso es importante dotar a la web de recursos que ayuden a hacerlo con garantías y de una manera alineada con el espíritu joven y aventurero de la empresa, como ese fantástico recomendador de tallas.

  • Claves del éxito de Blue Banana

    • La propia generación como parte de su ADN: el hecho de que los fundadores pertenezcan ellos mismos al propio público objetivo al que se dirigen hace que les sea mucho más fácil comprender los gustos y aspiraciones del público al que se dirigen. En cierto modo, ellos mismos representan aspiracionalmente todo aquello que le venden a su audiencia.
    • Segmentación amplia: pero de nada serviría ese primer punto si sus productos estuvieran pensados para gustar a un público demasiado minoritario. Uno de los aciertos de Blue Banana es precisamente que sus diseños resultan atractivos a un público lo suficientemente amplio como para hacer viable el negocio y escalable el proyecto.
    • Racionalización del crecimiento: pese a ser jóvenes y no tener una enorme experiencia empresarial, han sido cautos a la hora de escalar el negocio. Desde la primera fase, han reinvertido lo que generaban y eso es lo que les va dando la medida de lo que pueden crecer en realidad, sin meterse en créditos ni rondas de inversión que comprometan su control sobre la empresa.
    • Calidad y control del producto: la tentación de buscar un proveedor de moda asiático seguro que fue muy fuerte por rentabilidad y márgenes. Sin embargo, apostaron por la calidad y la proximidad con un fabricante portugués que les permite supervisar mucho mejor la producción, que les ofrece más agilidad y un producto final que es mucho más que solo imagen.
    • Dominar el lenguaje y los canales de comunicación de tu público: si tus clientes se pasan la vida en Instagram, lo lógico es que apuestes por esta plataforma para comunicarte con ellos porque, simplemente, eres uno de ellos. Y lo mismo pasa con TikTok. La clave de su éxito en redes estriba en que Blue Banana verdaderamente es Millennial y Centennial, y por tanto domina el lenguaje y los códigos de comunicación de los miembros de estas dos generaciones, con todo lo que ello conlleva en términos de persuasión.
  • ¿Qué has sacado en claro de la historia de Blue Banana? De todos estos insights, ¿con cuáles te quedas para tu negocio?

  • Imágenes | Unsplash, Blue Banana.

Laia Ordoñez


Laia Ordóñez es experta en copywriting y marketing de contenidos para eCommerce. Es Marketing & Content Manager en DueHome, consultora independiente en copywriting y contenidos, y editora jefe del blog de Oleoshop.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto