Impacto del ejercicio físico en tu rendimiento profesional

02/04/2020
  • Cuando dejas de mover el cuerpo, la mente se vuelve más perezosa. El impacto del ejercicio físico en tu rendimiento profesional es mucho mayor de lo que crees.

  • En este mismo blog somos de la opinión que tu bienestar es parte de tu negocio, y el hecho de hacer un mínimo de deporte es indispensable para cuidarte.

    No estamos hablando de volvernos ahora unos obsesos del gimnasio ni de ponernos a preparar triatlones por todo el mundo (a no ser que ahí descubras tu pasión, claro); pero sí de la adopción de una rutina de ejercicio que te aporte beneficios en cuerpo y mente.

    Vamos a ver algunas pautas que te pueden ayudar a mantener tu cuerpo activo y que son compatibles con tu labor como emprendedor.

  • Relación entre ejercicio físico y rendimiento profesional

  • Andar, nadar, correr, jugar al pádel... Cuando realizamos cualquier actividad física con un mínimo de exigencia, nuestro organismo se activa y comienza a liberar endorfinas de manera natural. 

    Estas moléculas son liberadas por el cerebro y su efecto es altamente beneficioso para tu cuerpo y tu mente. Actúan generando una sensación de euforia que ayuda a reducir el estrés generado por el trabajo y, al mismo tiempo,  te mantienen centrado en las tareas que tienes que realizar.

    Además, ese momento de hacer deporte es una rutina para uno mismo, ya que a menudo carecemos de ese tiempo dedicado sólo a nosotros (ni trabajo ni familia por un ratito al día).

  • Físicamente, el ejercicio mejora la capacidad pulmonar y ejercita y estira los músculos que, tras muchas horas ante un ordenador, tienden a agarrotarse causando contracturas por culpa de la mala higiene postural en la que acabamos cayendo todos.

    La práctica regular del ejercicio físico nos ayuda además a mejorar la cantidad y calidad del sueño, que es uno de los problemas que más nos aquejan. Y, por si fuera poco, los últimos estudios indican que el ejercicio es clave en la neurogénesis, es decir, en la generación de nuevas neuronas, tanto en adultos como en niños, y que por tanto hacer ejercicio mejora a largo plazo tu rendimiento mental.

    Como ves, el ejercicio es una buena forma de luchar contra la insatisfacción del emprendedor que a todos nos puede afectar en algún momento y nos ayuda a ser más productivos y felices, y constituye una práctica de autocuidado más que recomendable.
  • ¿Cuánto ejercicio debo hacer?

  • En este sentido, depende mucho de tu condición física previa y de tu propia inclinación al deporte. No se puede pasar de 0 a 100 en una semana, porque luego vienen las lesiones y otro tipo de problemas que van a causar el efecto contrario al que buscamos.

    Para que te hagas una idea, se suele considerar que un ejercicio moderado es aquel que te permite mantener una conversación por encima del 60% de tu capacidad respiratoria. Por lo general, lo óptimo estaría en una media hora o 45 minutos de esfuerzo.

  • Cuál es el ejercicio ideal para los emprendedores

  • Por mucho que a los emprendedores se los pueda ver como a bichos raros, en realidad son personas igual que las demás (aunque un poco más estresadas a veces). Con esto queremos decirte que lo que funciona de manera general para los demás también lo hace para los emprendedores.

  • Pausas activas

  • El cuerpo necesita activarse regularmente. Si no puedes salir a hacer ejercicio o acudir al gimnasio, no dejes que eso se convierta en la excusa perfecta.

    Estás muchas horas delante del ordenador y eso tiene efectos sobre la postura: nos vamos encorvando, se nos carga la espalda, el cuello, los brazos…

    Para evitarlo es recomendable que hagas una pequeña tabla de ejercicios cada 2 horas. Combina rotaciones articulares con estiramientos, son pequeñas actividades que puedes hacer en muy poco espacio físico.

  • Andar

  • Caminar es uno de los mejores ejercicios para empezar. Se ajusta muy bien a las características de las que hablábamos en cuanto a exigencia.

    Un paseo a primera hora de la mañana a ritmo vivo (no vale ir viendo escaparates ni saludando vecinos), ayuda a oxigenarnos antes de comenzar el trabajo. Además, es una actividad al aire libre con otro tipo de beneficios inherentes, porque a todos nos viene bien pisar la calle y recibir un poco de sol.

    Durante una caminata de 30 o 45 minutos puedes además aprovechar para hacer gestiones y llamadas de teléfono, con lo que no es imprescindible que pares del todo.

  • Correr

  • No es para todo el mundo, pero los locos del running aseguran que cuando empiezas te enganchas.

    Seguramente sea una evolución lógica que viene después de empezar a caminar. Buscamos una exigencia mayor que, a su vez, aporta una liberación de endorfinas más elevada. Además, esto sí que no te permite realizar otra actividad al mismo tiempo que no sea escuchar música, con lo que podrás desconectar del todo por un rato.

    A partir de 30 minutos de carrera es cuando realmente se empiezan a notar los efectos del ejercicio.

  • Nadar

  • Si correr implica una gran concentración en el ejercicio, nadar todavía más. Aunque solo sea por el cambio de medio, al entrar en el agua no es tan fácil caer en la pausa, es el propio movimiento el que te hace fluir. 

    Se trata de un ejercicio completísimo a todos los niveles: mejora la capacidad pulmonar, estimula la circulación de la sangre, modera ciertos dolores de espalda (tan castigada en nuestro caso), y además no es de impacto por lo que tus articulaciones están protegidas.

  • Deportes en equipo

  • De acuerdo que es más complicado liar a unos cuantos para jugar un partido de fútbol, baloncesto o waterpolo, pero no debería ser tan complicado encontrar a alguien que juegue contigo al tenis o al pádel (por poner un par de ejemplos).

    La principal ventaja de este tipo de ejercicio es que es mucho más divertido, estimula la competitividad y de paso añade un componente social que no siempre se puede encajar tanto como nos gustaría en nuestra vida.

  • Pues ahora que has visto el impacto del ejercicio en tu rendimiento profesional, ¿no crees que vale la pena tratar de encontrar el momento de ponerse a ello? ¡Anímate!

  • Imágenes | Unsplash.

Laia Ordoñez


Laia Ordóñez es experta en copywriting y marketing de contenidos para eCommerce. Es Marketing & Content Manager en DueHome, consultora independiente en copywriting y contenidos, y editora jefe del blog de Oleoshop.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto