Cove: agua mineral en envases de bioplástico

03/05/2019
  • El envase también es parte del producto. Descubre el caso de Cove y sus botellas de bioplástico 100% biodegradable: cuando el envase es un argumento de venta.

  • ¿Puede convertirse el envase en una ventaja diferencial competitiva de nuestro producto? Pues así es. Ese es exactamente el caso de Cove: agua mineral en envases de bioplástico que aportan acción medioambiental al consumo de agua embotellada. 

    Hoy te contamos el curioso caso de esta empresa de nueva creación, que nace directamente de la crisis del plástico. Bioplásticos, ¿sí o no? Esa es la cuestión.

  • El problema de las botellas de plástico

  • Una de las claves del marketing está en detectar problemas no resueltos y aportar al cliente una respuesta comercial. Hoy en día, cada vez son más las personas que están reduciendo o evitando por completo el consumo de agua en botellas de plástico por el impacto medioambiental que los envases tienen en la naturaleza.

     Estas personas no son iluminados o locos: lo que ocurre es que saben que la mitad de todos los envases de plásticos tienen un solo uso. Este tipo de materiales no biodegradables terminan, en grandísima medida, vertidos en los mares, afectando a especies de aves, tortugas, peces… y pasando a la cadena trófica alimentaria del ser humano en forma de microplásticos.

  • Esto ha llevado a algunas empresas a buscar envases alternativos, seguros para las personas y para el entorno en el que todos vivimos. Cadenas de supermercados que apuestan por reducir el uso de bolsas o, mejor aún, por ofrecer sus productos en envases rellenables, cosmética que apuesta por el zero waste o eCommerce que son cada vez más verdes de uno u otro modo.

     Pero uno de los productos que suponen un mayor reto es el agua. El plástico es un envase que cumple con garantías alimentarias y, como alternativa al vidrio, es muchísimo más barato. El problema viene cuando, bien por una cuestión de responsabilidad social corporativa, bien por la presión del consumidor, se necesita otro tipo de envase que sea seguro y sostenible. ¿Realmente existe algo así?

  • Cove: agua mineral en envases de bioplástico

  • Por muchas vueltas que se le ha dado al asunto, aún no había en el mercado una botella de plástico 100% biodegradable, considerada FDA (aprobada para el uso alimentario) y que fuera capaz de realizar un reciclado pasivo sin la intervención del usuario.

     Precisamente esta es la apuesta de la empresa californiana Cove, que se anuncia como la primera botella de bioplástico completamente biodegradable.

     Deciden pasar a la acción al ser conscientes de que una botella PET de plástico estándar tarda hasta 1.000 años en degradarse y de datos como que, solo en su entorno más cercano (Los Ángeles), se vierten cada día 10 toneladas de plásticos al ecosistema marino.

     La idea es utilizar materiales revolucionarios que conviertan el envase en algo tan inocuo como la cáscara de una fruta. Un envase natural que se basa en la utilización de un biopolímero llamado PHA (Polihidroxialcanoato) para la fabricación del cilindro y el tapón.

     Este bioplástico no está basado en el petróleo como la mayoría de los materiales utilizados por la industria, con lo que resulta biodegradable. Y no solo no vierte ningún tóxico al medio ambiente: también es compostable, con lo que técnicamente puede convertirse en abono orgánico o compost mediante el proceso correspondiente.

  • De todos modos, la botella es solo una parte del envase. Ten en cuenta que hay otros componentes que también son dañinos para la naturaleza. En el caso de Cove han apostado por utilizar papel y tintas no ecotóxicas para producir las etiquetas y adhesivos.

     Ya existen en el mercado alternativas biodegradables como las basadas en maíz, pero la ventaja de Cove sobre ellas está en que el proceso de degradación ocurre de manera natural sin la intervención del ser humano, incluso aunque la botella termine abandonada en el suelo o el fondo marino.

     El resultado es un envase que puede desaparecer de la naturaleza en 5 años, lo que supone un 20.000% menos de tiempo. No está mal, ¿no?

  • El envase por encima del producto

  • Fíjate que en todo el artículo hemos hablado sin parar del packaging, pero no del producto en sí mismo. ¿Qué ocurre con el agua de Cove? ¿Es competitivo un producto que alcanza en el mercado el precio de 2$ por botella?

     La estrategia de la marca va muy ligada a un concepto ecofriendly del negocio. Dentro de su planteamiento, está la reducción a la mínima expresión de la huella de carbono, y esto solo se puede conseguir utilizando un agua mineral de proximidad que requiera el mínimo tratamiento industrial y logístico. Para ellos es aberrante que el agua viaje cientos o miles de kilómetros en medios de transporte contaminantes.

  • No aspiran a ser una marca global: se basan en su área más próxima, tanto para la producción como para la distribución… y aún así se han convertido en un fenómeno internacional. Sus apariciones en diferentes medios han convertido a una marca como esta en un referente para los consumidores de todo el mundo y eso que aún no está en el mercado y no lo estará hasta finales de 2019.

     Desde luego, este es un caso en el que el packaging tiene un gran peso estratégico en el producto. Sin embargo, también hay que tener en cuenta algunos aspectos adicionales.

  • Bioplásticos, ¿sí o no?

  • Lo que hay que tener en cuenta es que no es oro todo lo que reluce. Porque si todo fuera tan sencillo como desarrollar bioplásticos y utilizarlos, ¿qué nos hubiera impedido ponerlos en el mercado mucho antes?

     Los bioplásticos no dejan de ser plásticos y también tienen sus riesgos. No son tan biodegradables como los materiales orgánicos, que se integran sin problema en el ciclo de la vida.

     Al mismo tiempo, su fabricación no es inocua: producir un bioplástico implica contaminación y fábricas, con lo que pese a que su impacto medioambiental es menor al no estar basados en el petróleo, su huella de carbono no desaparece totalmente.

     Y para terminar, tampoco es del todo cierto que se biodegraden al 100%: lo que sucede es que se van descomponiendo en partículas cada vez más pequeñas, de modo que, utilizándolos, estaremos sustituyendo los microplásticos que ya lo contaminan todo por micro-bioplásticos que no sabemos cómo de contaminantes (o no) serán.

     Bioplásticos, ¿sí o no? Lo dejamos en tus manos.

  • Y tú, ¿qué importancia le das al envasado de tus productos? ¿Apuestas por la sostenibilidad como Cove? ¿Lo comunicas activamente? Cuéntanos cómo ves esta interesante apuesta.

  • Imágenes | Cove, Unsplash.

Laia Ordoñez


Laia Ordóñez es experta en copywriting y Marketing de Contenidos aplicado al eCommerce. Es fundadora de Karyukai, desde donde crea, edita y supervisa contenidos para clientes como DueHome, Intersport, Kartox o Akira Cómics entre otros. Es editora jefe y redactora del blog de Oleoshop.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto