Coste de bienes vendidos: ¿cuánto te cuesta vender un producto?

25/03/2019
  • Hoy hablamos del coste de bienes vendidos, es decir, lo que le cuesta a tu negocio vender cada producto, y te contamos cómo te afecta esa métrica.

  • Está claro que la base de un negocio está en vender. Esta afirmación es correcta, pero hay muchos matices y variables. La auténtica base de un negocio es vender siendo rentable, y para eso hay que controlar muchos indicadores económicos y KPIs. 

    ¿Sabes cuánto le cuesta a tu negocio vender un producto? El coste de los bienes vendidos o COGS es imprescindible para calcular tu rentabilidad.
  • ¿Qué es el COGS o Coste de Bienes Vendidos?

  • Básicamente, se trata del coste total que supone la venta de un producto. En esta cifra final se debe ser lo más preciso posible a la hora de imputar todos y cada uno de los costes asociados. 

    Ya sabemos que a veces da rabia recurrir tanto a siglas, y más aún cuando son en inglés, pero en el caso de expresiones como Cost Of Goods Sold o incluso coste de bienes vendidos en castellano, nos resulta mucho más ágil utilizarlas.
  • Ten en cuenta que al producir cualquier producto manufacturado entran en juego decenas de costes directos e indirectos: diseño, compra de materiales, maquinaria, mano de obra en el taller, logística, almacenaje, marketing… Todo ello va sumando hasta ofrecernos una cifra final. 

    Todo este dinero se puede dividir en 3 grandes áreas operativas del negocio, que son las que generan coste de manera total y directa o proporcionalmente. 

    • Materiales: los fabricantes deben conocer lo que se debe invertir en materia prima, el coste de los diferentes elementos que componen el producto final y de todos los elementos que se deben adquirir para la confección o producción del mismo.
    • Fabricación: aquí hablamos desde lo que nos cuesta recibir los materiales en nuestras instalaciones o las máquinas, hasta lo que tenemos que invertir en pagar el alquiler de almacenes, pasando por el personal implicado en el manipulado y fabricación. Por supuesto, no podemos olvidarnos del coste de los servicios como la electricidad.
    • Operaciones: no todo es el almacén, claro; también debemos imputar al COGS la parte correspondiente a oficinas, licencias de software, servidores, personal de oficina, atención al cliente, IT, marketing…
  • ¿Cómo se calcula el coste de bienes vendidos?

  • Como puedes ver, hay una enorme cantidad de variables y micro costes. Además, no se puede generalizar ni definir una plantilla en la que encajen todos los negocios, porque depende de muchos factores.
  • La forma más habitual de hacerlo es partir del coste del inventario previo, contemplar también los gastos atribuibles a compras durante ese periodo determinado, y restarlo todo del inventario final.
  • COGS = [Inventario previo + Compras] – Inventario final

  • EJEMPLO: Supongamos que queremos conocer el coste de los productos vendidos durante un año. Al arrancar ese año, teníamos un inventario valorado en 100.000€, y tuvimos que invertir a lo largo del año fiscal otros 50.000€ en productos, materias primas, servicios y personal implicado para generar esos productos. Al finalizar el año fiscal, tenemos un inventario valorado en 80.000€. Volvamos a la fórmula: 


    [100.000 + 50.000] – 80.000 = 70.000

  • ¿Para qué sirve saber el coste de los bienes vendidos?

  • Está claro que es una métrica de rentabilidad y eso es, como decimos desde el principio, importante a todos los niveles. Aunque no hiciéramos más que un análisis superficial, conocer el COGS ya nos daría una herramienta de control de la salubridad del negocio, pero es que además es un dato al que se le puede sacar mucho más partido.
  • #1 – Optimización de márgenes

  • Cuando en lugar de tener una fotografía global del coste final de un inventario, tenemos desgranados todos los costes que nos llevan hasta él, estaremos en condiciones de ir actuando a una escala menor beneficiando el resultado final.
  • EJEMPLO: Imagina que detectas estar pagando una cifra excesiva en licencias de software mensualmente. Si encuentras una alternativa que te permita hacer lo mismo ahorrando un 20%, estarás incrementando tu margen en ese porcentaje. Esto lo puedes aplicar a proveedores, materias primas y a cualquier otra partida de las que componen el COGS.

  • #2 – Importancia estratégica

  • Conocer el COGS es conocer las necesidades que tiene la empresa. Estratégicamente, te ayudará a diseñar campañas de captación y especialmente de promoción para hacer que el inventario se mueva en la dirección que te resulta más rentable. 

    Si no tenemos claro lo que nos cuesta vender un producto, corremos el riesgo de hacer que nuestras campañas de marketing no sean óptimas o incluso estar perdiendo dinero cuando la sensación de estar generando muchas ventas nos enmascara una realidad diferente.
  • #3 – Gestión de inventario

  • En el eCommerce o en el retail, una gestión del inventario eficiente equivale a tener más dinero en el bolsillo. 

    El COGS de cada producto nos marcará las directrices a la hora de gestionar desde el ritmo de reposición del mismo a la dimensión necesaria para nuestro almacén o la organización del espacio para que la gestión sea óptima.
  • ¿Tú sabes cuánto le cuesta a tu negocio vender un producto? ¿Sabes cuál es el coste de los bienes vendidos? ¿Lo utilizas en tus previsiones?

  • Fotos | Pexels.

Miguel Nicolás


Miguel Nicolás O’Shea es copywriter de toda la vida (más de 15 años trabajando en agencias) y especialista en Search Marketing (SEO y PPC). A partir de ahora va a aportar su experiencia en marketing online a Oleoshop, publicando con regularidad.
comments powered by Disqus

Buscar entradas

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar la medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto